WE DON’T JUST LIVE IN NATURE WE ARE NATURE ITSELF

Article

Suplementación con Colina Vegetal: ¿Realidad o Mito?

La colina es reconocida por su importancia nutricional desde los años 30 y su suplementación en las dietas para animales de producción es muy común, especialmente para monogástricos. El papel de la colina en la prevención de problemas como la perosis y el hígado graso en pollos de engorde es bien conocido y su suministro en niveles adecuados a través de las dietas es esencial, particularmente en algunas fases y condiciones productivas.

Desde hace algunos años, la suplementación de colina a partir de productos herbáceos (BioCholine) ha surgido como alternativa al cloruro de colina, el ingrediente standard utilizado en la industria de producción animal. La utilización de colina vegetal en dietas de aves y cerdos ha crecido mucho en mercados con altísima eficiencia productiva y que operan bajo enorme presión por costos, como Brasil, México, Perú, Chile, entre otros. Actualmente, la colina vegetal ya tiene participación significativa en América Latina, con potencial de repetir el hecho en Europa.

Este artículo analiza este contexto y apunta las razones del crecimiento del uso de colina vegetal como suplemento en la nutrición animal reemplazando el cloruro de colina.

La colina está presente en muchas de las materias primas usadas habitualmente en formulación de piensos. Sin embargo, su concentración y disponibilidad en estas fuentes son muy variables. Por esto y con el fin de garantizar los niveles adecuados para cubrir las necesidades de productivas de las diferentes especies, los responsables de formulación consideran la suplementación de colina a través de la fuente tradicional, el cloruro de colina.

El cloruro de colina es sintetizado químicamente a través de la reacción entre trimetilamina (sintetizada a partir del metanol y amonio), ácido clorhídrico y óxido de etileno. Su coste en la formulación es relativamente bajo comparado con otras vitaminas. Sin embargo, asociados a este producto, existen diferentes inconvenientes tanto nutricionales y operacionales:

• Solamente 1/3 de la colina es absorbida; los otros 2/3 son transformados en trimetilamina (TMA) durante la digestión por la flora intestinal; la TMA es absorbida y puede afectar negativamente el metabolismo hepático de las aves, estando también asociada al olor a pescado en huevos;
• Su concentración es baja (en general, 60% sólida o 75% líquida), requiriendo mayor dosis de inclusión y por lo tanto, más espacio en fórmula.
• El cloruro de colina aporta cloro, que tiene que ser tenido en cuenta a la hora de realizar el balance electrolítico, ya que por ejemplo, el exceso de cloro en las dietas está asociado a la acidosis metabólica, que predispone las aves de engorde a enfermedades metabólicas como la discondroplasia tibial (ya en las fases iniciales) y el síndrome ascítico;
• Higroscópico y corrosivo – además de ser inestable y de difícil manejo en fábrica, aumenta la humedad y promueve la destrucción de otras vitaminas en premezclas y alimentos.

El suplemento de colina vegetal, BioCholine, es una mezcla de varias plantas, entre otras el Trachyspermum ammi, Azadichara indica y Achyranthes aspera,reconocidas en la Medicina Ayurvédica. El producto se presenta en polvo, no es higroscópico y es termoestable, aplicable en premezclas o alimentos peletizados o extrusados.

La combinación de las plantas incluídas en BioCholine proveen colina en la forma de fosfatidilcolina y otros fosfolípidos, inositol, fosfatidiletanolamina y fosfatidilserina, entre otras moléculas importantes para el metabolismo. Los ensayos experimentales y la amplia utilización de la colina vegetal en condiciones de campo durante los últimos años, en producciones de alta performance en América Latina y Europa, demuestran que el producto no solamente puede sustituir totalmente el cloruro de colina sin pérdidas productivas, sino que se han observado resultados mejorados cuando usado en diferentes ratios de sustitución, principalmente por el mecanismo de acción fosfatidilcolina e interacción sinérgica de los compuestos activos de la mezcla de plantas, permitiendo que la inclusión recomendada sea entre 1/4 a 1/5 de la dosis del cloruro de colina.

La fosfatidilcolina, uno de los principales compuestos activos de la colina vegetal, actúa como un agonista de los PPARα (Receptores Activados por Proliferadores de Peroxisomas Alfa), proteínas receptoras nucleares que actúan en la transcripción. Los PPARα regulan la expresión de genes implicados, entre otras, en la beta oxidación de ácidos grasos y en la regulación de la homeostasis energética, esta última como resultado de la secreción de adiponectina.

Ha sido demostrado que los PPARα están presentes tanto en el intestino como en el hígado, indicando que la colina vegetal (fosfatidilcolina) ya empieza a actuar en los enterocitos y, después, en el hígado, optimizando la utilización de nutrientes en dietas de alta energía y mejorando la conversión alimentaria y otros parámetros productivos.
Siguen a continuación algunos hallazgos de estudios con la suplementación con BioCholine:

• Pollos de engorde

  • Fue demostrado que 1 kg de la BioCholine equivale a 4,8 kg del cloruro de colina 60% para aves
  • En innúmeros estudios experimentales y en condiciones de campo la colina vegetal demostró desempeño igual o mejor que el cloruro de colina en la promoción una óptima movilización de la grasa, previniendo el ‘síndrome del hígado graso’
  • La colina vegetal posibilita una mayor utilización de la energía bruta del alimento, mejorando el resultado de la energía metabolizable aparente y, consecuentemente, la conversión alimenticia y demás parámetros productivos

• Gallinas ponedoras

  • En gallinas en etapa avanzada de puesta (75 semanas), la colina vegetal presenta mayor tasa de puesta, huevos más pesados y mejor conversión alimentaria en comparación al cloruro de colina

• Cerdos

  • Fue demostrado que 1 kg de la colina herbácea es bioequivalente a 6,3 kg del cloruro de colina 60% para cerdos
  • En lechones recién destetados, los animales alimentados con colina herbácea presentan mayor ganancia de peso diaria, mejor conversión alimentaria y mayor peso final en comparación al cloruro de colina

• Rumiantes

  • En corderos, la colina vegetal presentó resultados similares a la colina by-pass en ganancia de peso diaria y peso final
  • Ovejas lecheras presentaron mejor peso a los 30 días de lactación, mejor calidad de la leche (ácido oleico) y misma producción de leche y ganancia de peso de corderos, en comparación a la colina by-pass
  • En vacas lecheras, la colina herbácea demuestra aumento significativo en la producción de leche y reducción de la glicemia y β-hidroxibutirato

Tanto los nuevos resultados obtenidos en producciones de monogástricos como en los estudios con rumiantes, vienen a reforzar que el uso de este tipo de colina vegetal, BioCholine, con amplia trayectoria en otros mercados, supone una alternativa económica con la base técnica y científica que garantiza un paso a delante en los cambios que nuestras producciones reciben de los demandantes mercados actuales.